$550

“Ho-Ho”, sangre en el idioma de los huarpes originarios de la región cuyana, da lugar a la asociación entre la vida, la tierra y el vino.

El oxígeno y el hidrógeno aparecen simbolizados a través del mismo ideograma, como base a todo elemento orgánico, en la propia química del vino. Se traza así un vínculo atemporal entre estos cuatro elementos, reconciliando el presente y el pasado en un imaginario donde el vino toma su lugar como el elemento vital de estas tierras; la sangre en sus venas.​

Ficha técnica: Vino atractivo y sensual. En nariz se perciben aromas de frutas frescas (frutos rojos, cereza, frutillas), en boca es contundente de sabor definido y frutoso, de taninos dulces y amables, equilibrado y persistente. De color salmón muy brillante y translucido.